¿Cómo elegir el colchón perfeto?

Una noche de sueño ayuda a recuperarse de la jornada, pero no se trata sólo de dormir, sino de hacerlo correctamente, "sin despertares, malas posturas o dolores y contracturas. Porque de otro modo, nos sentiremos cansados y nos costará más trabajar, concentrarnos o tomar decisiones", afirma Ignacio Fernández Zurita, secretario general de ASOCAMA (Asociación Española de la Cama). Para conseguirlo, dormir en un colchón apropiado es primordial. Según un estudio de ASOCAMA, un 62% de los encuestados señala el equipo de descanso como uno de los factores que más influyen en el sueño nocturno, sólo por detrás del estrés y el calor, y hasta un 32% de los españoles afirma levantarse cansado y con molestias cada mañana. "Si se despierta con dolor y éste desaparece con el movimiento en un plazo corto de tiempo, podría ser indicativo de que la superficie sobre la que descansa no es la más adecuada", asegura Miguel Villafaina, presidente del Consejo de Colegios de Fisioterapeutas de España.

 

Pero, ¿cómo elegir el colchón perfecto? Factores como la edad, la condición física, la altura, el peso, la sensibilidad de la piel y la elasticidad ósea, entre otros, son determinantes a la hora de decidirnos por un modelo determinado. También puede deberse simplemente a una cuestión de gusto personal. Os aconsejamos  fijaros en tres factores: "La firmeza, entendida como garantía de una posición alineada del cuerpo; el grado de confort, que nos aporte un reparto equitativo de los puntos de presión y la temperatura óptima de contacto".

 

El fisioterapeuta Villafaina explica que "si el colchón es demasiado firme, ejercerá mucha presión en los puntos de apoyo. Si es demasiado mullido, esos puntos no serán soportados apropiadamente, por lo que no se mantendrá una adecuada alineación. Además, podría envolver demasiado a la persona, limitando su movimiento, lo que puede provocar acumulación de líquidos en procesos de artritis o artrosis, haciendo que se exacerbe la sintomatología". En cualquier caso, "investigadores españoles estudiaron a personas con dolor de espalda de larga evolución y encontraron que las que dormían en un colchón más firme tenían menos molestias que las que lo hacían en un colchón más blando", continúa.

 

Una amplia oferta de colchones

 

El mercado del colchón ha sufrido una gran revolución en los últimos años y hoy día existen múltiples combinaciones de tecnologías y materiales. Según explica el secretario general de ASOCAMA, los modelos más comercializados son los de muelles y los de espuma. "Los de muelles ya no son como los que algunas personas tienen en mente y, gracias a la incorporación de sucesivas capas de acolchado, se logran diferentes grados de firmeza y adaptabilidad", asegura.

 

Los hay de varios tipos:

  • Bicónicos: con un diseño en forma de cono doble, unidos entre sí mediante hilo de acero (como un reloj de arena).
  • Hilo continuo: distribuido en forma de zigzag (Pikolin tiene grandes colchones con este tipo).
  • Muelle ensacado:  que consiste en un sistema de muelles independientes alineados entre sí para que se adapten a la zona en la que reciben la presión sin tirar del resto de muelles, recubiertos con una tela que evita el roce entre ellos-. Aunque esta opción puede ser muy económica, no os dejéis engañar, la calidad y el precio dependerá de la cantidad de muelles, su distribución y las capas de tejido que tenga. Estos colchones tienen una excelente transpiración. Además, ofrece una sujeción adecuada de la espalda, aunque hay gente que los considera algo duros sobretodo si los muelles se posición en forma de panal de abeja ya que tendrán un 25% más de muelles de lo normal . "Se recomiendan este tipo de colchones para personas con un peso elevado o con alguna dolencia lumbar", asegura Villafaina.

Ver colchones de muelles en:  https://www.colchoneriasares.es/colchones/muelles/

 

Por otro lado, los de espumación HR (alta resiliencia) tienen una gran capacidad para recuperar su estado original tras haber sido sometidos a presión y cuentan con una alta densidad para lograr mayor confort, durabilidad y ventilación.

Ver colchones espumación con acolchado de Fibra: https://www.colchoneriasares.es/colchones/hr-nucleo/

 

"En el mercado de las espumas hay que tener cuidado a la hora de elegir, pues podemos encontrar niveles de calidad muy heterogéneos", cuenta Toledo. Algunos fabricantes han dado un salto cualificativo en los últimos años a la hora de crear tecnologías más avanzadas que el viscoelástico, usando materiales con forma de microcélulas abiertas llamados Bultex y Pikolin (son la misma casa).

Ver marca Bultex y Pikolin: https://www.colchoneriasares.es/pikolin-al-50/

 

Hablemos ahora de  la viscoelástica, material inventado por la NASA a finales de los 70 y muy comercializado en los últimos años, es un tipo de acolchado válido para colchones de muelles o de HR. El visco ofrece una gran adaptabilidad al perfil del cuerpo y pueden soportar grandes presiones sin deformarse. Se trata de un modelo más mullido y ofrece sensación de envoltura, aunque para algunas personas puede resultar demasiado blando. Este material minimiza los puntos de presión, lo que puede ser ideal para gente con determinados dolores musculares y óseos, absorbe el movimiento, evitando molestar al compañero de cama. 

Ver colchones de visco en: https://www.colchoneriasares.es/colchones/visco/

 

Hoy en día existen además combinaciones de viscoelástica con otros materiales como el gráfeno, gel o ceramic que aportan al durmiente frescor en verano (ya que uno de los problemas de la visco es el calor si el corazón del colchón no es de muelles), eliminación de electricidad estática (que ayuda al descanso) u olores entre otros.

Ver colchones grafeno y más en: https://www.colchoneriasares.es/colchones/gel-y-m%C3%A1s/

 

Otra posibilidad que ofrece el mercado es el de capas de látex naturales o sintéticas. Se trata de un material elástico y flexible que aporta una firmeza media, se adapta bien a la forma y peso del cuerpo y facilita el movimiento durante el sueño. "Son los que mejor combinación entre comodidad y soporte ofrecen", afirma Miguel Villafaina. Este tipo resulta más cómodo y duradero que el de muelles, aunque también más caro que éstos.

Ver colchones Látex en: https://www.colchoneriasares.es/colchones/l%C3%A1tex/

 

El colchón de lana es la opción más cálida y ecológica. Es más habitual en zonas rurales y, aunque son mullidos y resistentes, los antiguos tienden a apelmazarse, por lo que se hace necesario moldearlo cada poco tiempo. Actualmente se utiliza en colchones ecológicos o de gran calidad para aportar y conservar el calor en invierno.

Ver colchones ecológicos con lana en: https://www.colchoneriasares.es/colchones/naturales/

 

Otra variedad son los antiescaras, pensados para evitar úlceras en personas con movilidad reducida o nula al reducir la presión que se genera en las zonas de apoyo gracias a su forma en celdas o módulos. En los últimos tiempos también han aparecido en el mercado colchones con composiciones mixtas, "que buscan por un lado la firmeza de un material concreto y la confortabilidad de otro", cuenta Antonio Toledo.

Para este tipo de colchones contacta con nosotros.

 

Los expertos aconsejan

 

El experto aconseja un ancho de al menos 150 centímetros para camas de matrimonio, "a fin de que las dos personas cuenten con espacio suficiente para descansar correctamente".

 

No hay que olvidar que los colchones tienen una vida limitada: un máximo de 10 años. "Transcurrido este tiempo, el colchón habrá perdido sus características iniciales de firmeza e higiene, incluso cuando a simple vista pueda parecer que está en buen estado. Se puede comprobar cómo conforme aumentan los años, nos vamos sintiendo más cansados al levantarnos, o bien aparecen o se intensifican los dolores musculares", cuenta Fernández. Además, "en una década se ha estado en contacto con este producto unas 30.000 horas de media. Las personas han sudado, han estado enfermas en él... por lo que la suciedad y los ácaros se han ido acumulando". Por otro lado, la recomendación de renovarlo no es sólo por su lógico deterioro. "También las propias características de las personas cambian con la edad, y lo que resultaba confortable hace algún tiempo, podría dejar de serlo al cabo de unos años".

 

Para mantener en la medida de lo posible nuestro colchón en las condiciones más optimas, el secretario de ASOCAMA recomienda darle la vuelta una vez al trimestre, "de manera que a lo largo de un año la cabeza repose en las cuatro esquinas del colchón y por sus dos caras". También es aconsejable dejar la base unas horas en un lugar ventilado al desembalarla y no limpiarla en seco ni mojar la tapicería, sino optar por poner una funda de protección lavable para conservar limpios los tejidos o pasar un aspirador por su superficie. Otra posibilidad para minimizar el desgaste, protegerlo de la suciedad y otorgar un confort extra es usar un sobrecolchón, un complemento de entre 5 y 10 centímetros de grosor que aporta una capa extra de espuma.

 

Un estudio de la Asociación Europea de Camas indica que los españoles somos los que más alargamos la vida de nuestros colchones, lo que "podría afirmar que la calidad de nuestro sueño es peor", asegura Fernández. Y es que, según ese mismo estudio, uno nuevo puede mejorar hasta en un 63% los dolores de espalda. No hay que subestimar la importancia de una buena cama. Al fin y al cabo, pasamos en ella un tercio de nuestra vida.

 

Información de El Mundo, escrito por Patricia Lozano.

Imagen información sobre el muelle ensacado de gran calidad.
Imagen información sobre el muelle ensacado de gran calidad.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Roberto (jueves, 14 septiembre 2017 19:19)

    Muy interesante el artículo, estaba entre dos colchones de PIKOLIN, que por lo que veo son iguales pero uno el interior es de muelles y el otro de hr, y por lo que he leído ya me he decantado por el modelo con muelles (soy muy caluroso). Gracias. Salud!